Toda la verdad sobre el ayuno

El ayuno es una práctica milenaria, a menudo por razones religiosas, pero el ayuno para perder peso sigue captando la imaginación del público.

Puede encontrar docenas de planes de “hágalo usted mismo” para pregonar los beneficios no comprobados del ayuno, que van desde eliminar los “venenos” del cuerpo hasta purgar 30 libras de grasa en 30 días.

Es cierto que el ayuno, es decir, comer poco o nada de comida, dará como resultado la pérdida de peso, al menos a corto plazo. Pero los riesgos superan con creces cualquier beneficio y, en última instancia, el ayuno puede causar más daño que bien.

Planes típicos de ayuno para perder peso

Los regímenes de ayuno varían, pero la premisa básica generalmente comienza con un régimen estricto que sólo permite agua, jugo y/o algún tipo de brebaje laxante.

Algunos planes permiten algunos alimentos sólidos, pero todavía se llaman ayunos porque proporcionan muy pocas calorías.

No todos los ayunos son iguales. Algunos pueden ser perfectamente seguros, como los ayunos médicos supervisados por un médico. El ayuno religioso y cultural se lleva a cabo típicamente como un acto de devoción, dura de 24 a 48 horas y no tiene la intención de promover la pérdida de peso.

Es poco probable que el ayuno que dura uno o dos días sea peligroso para la mayoría de los adultos sanos.

Pero a las personas de alto riesgo, a los ancianos, a cualquier persona con una enfermedad crónica, a las mujeres embarazadas y a los niños se les aconseja no ayunar de ninguna manera.

El verdadero peligro radica en permanecer en ayuno durante períodos prolongados, desde tres días hasta un mes.

Peligros del ayuno para la pérdida de peso

Cuando usted reduce drásticamente su consumo de calorías, usted perderá peso. Pero también puede causar todo tipo de problemas de salud, incluyendo pérdida muscular.

Además, cuando usted comienza a ayunar, su cuerpo entra en modo de conservación, quemando calorías más lentamente.

Tenga en cuenta que el peso inicial perdido en un ayuno es principalmente líquido o “peso en agua”, no grasa. Y cuando vuelve a comer, cualquier pérdida de peso por lo general recibe un boleto de regreso.

La mayoría de las personas no sólo recuperan el peso perdido en un ayuno, sino que tienden a añadir unas cuantas libras de más porque un metabolismo más lento hace que sea más fácil aumentar de peso.

Peor aún, es probable que el peso que se recupere sea toda la grasa, ya que el músculo perdido tiene que ser añadido de nuevo en el gimnasio.

Los efectos secundarios del ayuno incluyen mareos, dolores de cabeza, bajo nivel de azúcar en la sangre, dolores musculares, debilidad y fatiga.

El ayuno prolongado puede conducir a anemia, un sistema inmunológico debilitado, problemas hepáticos y renales y latidos irregulares del corazón. El ayuno también puede resultar en deficiencias de vitaminas y minerales, descomposición muscular y diarrea.

Cuando toma brebajes laxantes durante un ayuno, hay un mayor riesgo de desequilibrio de líquidos y deshidratación.

Los riesgos se vuelven más complicados y severos cuanto más tiempo permanezca en un ayuno, o si repetidamente lo hace.

Por qué no necesita una dieta de desintoxicación

Suena lógico que el ayuno podría limpiar su cuerpo de sustancias dañinas que podrían causar una serie de dolencias como la obesidad, la fatiga y los dolores de cabeza.

Pero no hay evidencia científica de que usted necesite ayunar para “limpiar” su cuerpo o eliminar toxinas.

Su cuerpo -específicamente, los riñones, el hígado, los pulmones, el colon y la piel- es perfectamente capaz de eliminar las toxinas en sí.

El resultado final: Los expertos en nutrición están de acuerdo en que el ayuno es una forma potencialmente peligrosa, y no particularmente efectiva, de perder peso.

En lugar de ayunar, opte por un plan de alimentación saludable que pueda seguir con dietas saludables a largo plazo que proporcionen un mínimo de 1,200 calorías e incluyan una variedad de frutas, verduras, granos integrales, lácteos bajos en grasa, proteínas magras y grasas saludables, junto con actividad física regular.

Si no está convencido y desea ayunar, asegúrese de consultar a su médico primero.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*